Bienvenido 2018

Como cualquier otro año, este 2017 nos ha venido bien cargadito de sorpresas. Desde unas noticias que han sido bien recibidas y con los brazos abiertos, a otras menos esperadas y agradables. Dentro del mundo de la moda, los cambios constantes y las continuas idas y venidas de marcas, modelos, diseñadores o publicaciones nos han dejado unos maravillosos recuerdos. 


Aunque tras tantos meses de haber oído hablar de ellos parece que lleven años dentro de las casas de moda para las que trabajan, lo cierto es que ha sido este año en el que Dior avanzó un paso de gigante al poner al frente de su Dirección Creativa a una mujer: Maria Grazia Chiuri. El dúo formado por Fernando García y Laura Kim se sumaron al equipo de Oscar de la Renta, Raf Simons se introducía en el mundo minimal de Calvin Klein y Francisco Risso daba la sorpresa dentro de Marni. Aunque no han sido los únicos candidatos en ampliar su currículo. 

Entre los aniversarios más esperados está el siglo y medio de HARPER'S BAZAAR, los 50 de la firma italiana Bottega Venetta o los 35 de la casa Eliee Saab fueron las tres fechas clave a destacar desde principios de este año. Pero se fueron sumando cada mes más, lo que hizo que nuestro calendario estuviera repleto de fechas a recordar. Cosa que se repetirá este próximo 2018 con fuerza. 



En cuanto a las tendencias, empezamos enero con las claves que serían nuestro objetivo de verano con los estampados vitaminados y las siluetas tropicales, esos que directamente nos transportaban a La Habana y nos hacían soñar con destinos paradisíacos de ensueño. Aunque la estética de bailarina y los conjuntos deportivos se adueñaban con más fuerza que nunca de la calle y la oficina. 

Además, seguíamos sin abandonar la idea de los prints propios de la sabana africana. Eso sí, siempre en presencia de tejidos eco-friendly y con materiales sintéticos, alejados de las pieles animales. Porque lo más importante era simular un estilo salvaje en plena ciudad. 

Aunque volvían las clásicas tendencias cíclicas a las que ya deberíamos estar más que acostumbrados, ya que la logomanía de los 90 y principios de los 2000 volvían a estar en boca de todos. A esta tendencia tan teenager se le sumaba la idea de plasmar en prendas básicas frases con ejemplos de seguridad en uno mismo, igualdad, respeto, fraternidad y libertad de expresión. Porque la reivindicación que se ha vivido este año ha sido una de las más grandes en lo que llevamos de década. 



Los 80 con sus efectos glitter, el cuero y los tonos más oscuros se entremezclaban con otras épocas y daban a nuestros estilismos los mejores consejos de estilo. Y es que hay veces en los que deberíamos inspirarnos en tendencias pasadas y adecuarlas a las necesidades actuales. Porque recordar viejos tiempos nunca estuvo tan de moda. 

Eso sí, este 2017 será recordado por las gomas para el pelo transparentes, los accesorios estéticos que utilizábamos cuando éramos pequeños y el abrigo de pelo sintético de estilo yeti. Además, nuestros rasgos se relajaban y se incorporaban los maquillajes menos llamativos, causando tendencia con los consejos con características minimal y la esencia de los rostro más aniñados. 

De entre todas las nuevas y viejas tendencias, lo que sí hay algo que se va a repetir durante este último día del año es uno de los acontecimientos en materia de moda: el vestuario de Cristina Pedroche durante las campanadas. Este mecanismo de la presentadora se ha convertido en el último 'desfile' de la temporada, siendo a la vez el primero del año siguiente. Tanto para bien como para mal. 

Por otro lado, esto debería hacernos recapacitar y hacer un repaso sobre las tendencias que han marcado nuestro armario, para así saber qué es lo que nos hará vibrar durante el próximo 2018. Porque soñar con el futuro puede ser igual de excitante que estrenar una nueva pieza clave en tu vestuario, cambiar de estilo o adaptar uno nuevo, así como aguantar los temidos nervios que preceden a las pasarelas más importantes a nivel internacional. 

Ahora más que nunca debemos sacarnos el mejor partido posible, pero no con el que llamar la atención de los demás, sino con el que deslumbrar y sorprendernos a nosotros mismos. Porque solo nosotros somos dueños de nuestro cuerpo y sabemos mejor que nadie qué es lo que verdaderamente nos hace feliz. 

Con este filosofía de vida, el feminismo y el empoderamiento femenino -donde cada vez son más mujeres las que aparecen en cargos de responsabilidad-, son dos de los movimientos que más han marcado nuestras tendencias y nuestros cuerpos. Al igual que la persecución de la igualdad en todos los sentidos, que ha sido muy importante en 2017 y que se repetirá en mayor medida durante el 2018. 

Por lo tanto, debemos seguir apostando por nosotros mismos, porque la moda no es solo ropa, sino una manera de expresarnos y de sentirnos bien. Porque seguir las tendencias no tendría ningún sentido si no le pusiéramos nuestro toque personal, para poder llegar hasta donde queramos y poder conseguir los objetivos planteados. 

Y es que, ahora es el momento de plantearnos qué vamos a conseguir para este próximo año nuevo, las cosas que vamos a realizar y hacer que se cumplan nuestros sueños. Porque solo nosotros somos dueños de nuestro destino, y eso es algo por lo que debemos luchar cada día. Acompañado siempre, eso sí, de un buen outfit

Comentarios

POPULARES