Verano renovado

Normalmente, la costumbre dicta que al "año nuevo" le corresponde una "vida nueva", pero en esta ocasión le ha tocado al mes de junio reunir esos requisitos indispensables para cambiar de aires. Porque nunca viene mal empezar de cero




Estos meses de inactividad, tanto profesional como personal, me han servido para darme cuenta de una cosa: que el momento es lo más importante y que las oportunidades siempre están ahí, solo que hay que saber cogerlas a tiempo. Por eso, este mes y justo antes de empezar con el calor, la playa, las terrazas y la comodidad que implica el verano, me he propuesto cambiar de destino y volver a iniciar parte de mi carrera. 

Para la mí, la felicidad implica una serie de conceptos que, a lo mejor para muchos es más bien todo lo contrario: el trabajo me hace feliz. Pues sí, cuando tengo una tarea a desempeñar me siento completa, porque significa que hay alguien que confía en mí, aunque solo sea yo misma. Siento que tengo un propósito, me siento válida y comprometida. Por eso me lanzo de cabeza, una vez más, a seguir mi propio camino para conseguir una meta que, pese a las horas que he invertido en intentar planteármelo, no consigo esclarecer. 

Mi mente siempre divaga por distintas oportunidades, posibles trabajos, proyectos con los que sentirme parte de un equipo profesional... Todos ellos se acaban aglutinando en una formación más específica, porque ahora mismo, lo único que puedo hacer para empezar a concretar esas posibles salidas laborales es el seguir con los estudios de mi rama

Escribir siempre había sido una liberación para mí misma. No necesitaba que lo leyera nadie. Eran proyectos que se quedaban guardados en carpetas que más tarde serían olvidadas, para después borrar las líneas que había conformado una idea, una salida, un momento de reflexión. Ahora sé que lo que quiero es que mi trabajo, a lo que realmente me quiero dedicar -que es en el ámbito de la comunicación-, se pueda mostrar al público. No como un método para hacerme conocer, sino para facilitar, en la medida de lo posible, ese intercambio de información

La moda, tema central de este blog y de mi día a día, es un mundo complejo donde muchos deben arrastrarse para conseguir un lugar más o menos estable, mientras que otros intentan pisotear el trabajo de los demás para poder seguir escalando y llegar a sus metas. Al fin y al cabo, es una lucha de poderes que es parte indispensable de lo que rodea al ámbito del periodismo y de la comunicación. 

O eso es lo que nos han contado. Porque, pese a cualquier dificultad o barreras que nos pongan, los que estamos dentro ya no sabemos como salir. Aunque tampoco queremos. Para nosotros la información, el dar a conocer las noticias, sean de la índole que sean y del ámbito al que pertenezca, es como oxígeno. Y yo estaría encantada de poder formar parte de esa bonita profesión que, pese a lo que muchos opinen, es el mejor desvío que se me ha cruzado en mi camino

Comentarios

POPULARES