Raimunda (Volver)

Ya se sabe que a Pedro Almodóvar, uno de los cineastas españoles más internacionales y conocidos del séptimo arte, le pierde la devoción por la actriz Penélope Cruz. Su papel en varias de sus películas se han ganado uno de los pocos títulos que el castellano manchego solo otorga a unas pocas mujeres: Chica Almodóvar. 




Esta cinta fue presentada a los cines en el año 2006 y en ella se encuentran grandes rostros del cine español. La figura femenina se alza como la gran protagonista, junto con su fortaleza, su pasión y su afán de protección. Así es cómo Raimunda consigue salir adelante pese a las dificultades que se le presenten en el camino, que no son pocas. 


El estilo de la protagonista nos devuelve a ese ambiente de barrio, donde los tejidos son variopintos y la calidad no es tan importante como la variedad. De entre la mezcla de colores, las tonalidades que más destacan son el rojo, como simbología de la fortaleza; la pureza y la luminosidad se establecen con el blanco y el negro es la fragilidad con la que se vive el luto y las penas. 

Para Raimunda no hay nada imposible. Su pasado, presente y futuro son los que le han llevado a lucir ese estilo con tintes que recuerdan claramente al estilo del tópico español. Volantes, escotes, piezas ajustadas... Todo en uno es lo que hace un armario considerado excesivo y algo estrafalario. Pero solo un personaje de estos tintes sería capaz de lucirlo a la perfección y sin perder la gracia. 

Las rebecas estampadas dan la sensación de ser amplias porque se anudan o se meten por dentro de las faldas ajustadas, aunque lo cierto es que deben remarcar su busto, tanto como para dejar abiertos los botones superiores y tener que ponerse una básica por debajo. Las cuñas y los tacones son siempre la mejor opción para andar con paso ligero mientras se llevan unos vestidos sueltos por las caderas y con el busto bien remarcado. 


Como complementos perfectos, para Raimunda no hay nada mejor que lucir joyas de oro. La típica cadena con el medallón con alguna estampa religiosa tiene una longitud extensa que le roza la zona del pecho, para remarcar todavía más esa parte del cuerpo femenino; los anillos vistosos y los aros grandes como pendientes. Junto con el estilo anterior, a la protagonista no se le resiste ni un accesorio llamativo

Por si la atención se hubiera quedado perdida, el rostro de Raimunda, con sus gestos de tensión, dolor y preocupación siempre impresos en él, se enmarca gracias a que se destacan unos ojos que hablan por sí solos. El maquillaje es oscuro sobre la zona ocular para dar más profundidad a su mirada, que también se expresan gracias a un recogido mediante un moño desordenado y con mechones de pelo dejados al aire. Los rasgos duros a la vez hacen que su expresión sea más transparente en algunas ocasiones. 



"Prefiero morirme 
sola en mi casa, 
pero tranquila. 
Y pudiendo miraros a la cara"








Vestido midi estampado con lunares de H&M
Rebeca larga roja de VENCA
Falda corta ajustado con estampado animal de MANGO
Cuñas de esparto con cintas negras de ZALANDO
Aros dorados medianos de PARFOIS

Comentarios