Orphan Black

Una serie que espera su quinta y última temporada, donde las protagonistas son mayoritariamente femeninas e interpretadas por una misma persona no podía quedarse fuera de nuestra lista de pendientes. Cada personaje al que le pone rostro Tatiana Maslany se comporta como una persona totalmente distinta a las demás. Un mismo físico para distintos comportamientos y vidas. 



Todo empieza con la más gamberra, la más inconformista y la que más reglas tiende a saltarse. Su aspecto, a simple vista, parece que lo dice todo de ella. Tiene un aire que va entre lo gótico y lo roquero, donde el negro y los detalles metalizados imperan tanto en vestuario como en el maquillaje oscuro. Es Sarah, entorno a la cual gira la historia. O eso parece. 

Como ya hemos dicho, el negro es su color. Este lo aplica a botas militares, chaquetas de cuero y jeans ajustados. Aunque de vez en cuando también aparecen algunos detalles de color, como las tonalidades oscuras relacionadas con el azul, el verde o el rojo, sobre todo en pañuelos y camisas de cuadros. No es de grandes escotes ni prendas muy sensuales, ya que no pretende llamar la atención con su vestuario, sino intimidar con su carácter. 

Su aspecto es el de niña rebelde e incomprendida, aislada de la sociedad diurna e inseparable de su hermanastro Félix. Es gracias a ella mediante la cual va tomando sentido la serie, ya que es la primera que nos guía en la trama, aunque no es la única que aporta grandes descubrimientos. 

La siguiente en aparecer en pantalla, aunque aparece poco, es la detective Beth Childs. Ella tiene un aspecto más serio y formal, basado en trajes de chaqueta cómodos y el pelo siempre recogido o fácil de domar, al contrario que su clon Sarah. Sus atuendos no varían mucho: negros, grises y azules klein inundan su armario estampados en jerséis ligeros, pantalones de pinza y camisas blancas. 

Pese a la sencillez de su vestuario, a Beth también le va el lujo. No lo demuestra en sus prendas -aunque sus etiquetas sean de buenas casas-, las joyas como el anillo, los pendientes o los relojes que luce son de alta gama. Ese es el punto que más destaca de su vestuario, la simplicidad de la elegancia con la que consigue transmitir a través de piezas de calidad que le sirven tanto para el trabajo en la oficina como sus descubrimientos de campo. 

El maquillaje ayuda a enfatizar ese aporte de limpieza y estilo relajado. Su expresión, además, es poco variable: sus rasgos casi nunca están fuera de su sitio. Ella transmite con su mirad, cosa que el resto de personajes necesita de otras facetas. Es, por lo tanto, la que menos destacaría por su vestuario, pese a ser el nexo de unión entre Sarah y el resto de sus clones. 

Ahora continuamos con la madre, ama de casa y entrenadora Alison. Este personaje está casado y tiene dos hijos adoptados, aunque eso no le impide formar la familia que siempre había soñado. Ella es la dueña de su casa y de su vida, nadie decide por ella ni toma una decisión sin antes consultarlo. Tiende a controlarlo todo y da la sensación de que interpreta a la típica mujer americana que tenemos en el imaginario colectivo

Todo lo contrario a eso, Alison puede aparentar ser normal de cara a los demás, pero ella puede que sea la más excéntrica y desequilibrada de todas. Aun así, la lucha por el bienestar de su familia será su principal meta a conseguir. Aunque no es que sea la más maternal de todas. 

Su estilo se caracteriza por estar plagado de prendas rosas y blancas, vestidos pomposos con faldas plisadas, zapatos deportivos o bailarinas -dependiendo de la ocasión- y mucho brillo. El flequillo es la insignia principal de este entrañable personaje que puede hacerte reír y desesperarte a la misma vez. Su principal recogido es una coleta media y siempre parece que esté al borde de un ataque de nervios, pero que no te despiste su apariencia de niña consentida, porque ella sabe lo que es luchar duro. 

Cosima es el clon más positivo y alegre que hay. Siempre intentará buscar el lado bueno de las cosas, aunque normalmente es a ella a la que le pasan las cosas malas. Su estilo es más parecido a un look hippi, aunque arreglado, ya que trabaja en un laboratorio y la apariencia para con sus jefes debe ser disciplinada e impecable. 

Se podría decir que es el cerebro de todas las hermanas. A ella le debemos esos estilos extraños que definen una personalidad más relajada y desenfadada. Lo habitual es que lleve sus tacones bajos al estilo lita en marrón, acompañado de jerséis anchos o vestidos cortos y amplios. Verdes y negros son sus combinaciones más repetidos, así como detalles en rojo o prendas más grises. 

Podría parecer que sus estilismos se repiten, pero Cosima representa un estilo totalmente distinto al de las anteriores. Las medias, los bolsos grandes y las rebecas de punto son los extra que la científica aporta su personalidad. Además, las gafas son su complemento imprescindible, por la que fácilmente se le reconoce, a parte de las rastas recogidas en un moño alto.  

Llega la hora de Helena, el ángel caído de los clones. Su aspecto salvaje se ve acentuado gracias al pelo rubio oxidado con rastros de raíz negra, un maquillaje blanco -aunque ella aparente que va sin maquilla- que da la sensación de que no le haya dado la luz del sol en años y un vestuario totalmente aleatorio. 

Aunque en la imagen aparezca con un vestido largo blanco de estilo victoriano, vaqueros anchos, botas grandes y robustas, camisas de cuadros y camisetas básicas largas le dan ese aire masculino y poco arreglado. Lo que más destaca de ella es su actitud peligrosa e inocente a la vez, de quien sabe mucho pero no entiende nada de lo que le rodea. 

Poco a poco irá ganándose la confianza del espectador, aunque siempre quedarán rastros de la Helena del principio que buscaba una venganza. Su estilo irá variando muy poco a poco, pero sin alejarse de sus piezas masculinas y el aspecto desaliñado que le caracteriza. Porque no siempre se puede cambiar a las personas. 

Por último, hablaremos de Rachel. Empresaria de éxito y con afán de encontrar una cura a su enfermedad, este personaje aparecerá más adelante y se convertirá en pieza clave para el desarrollo de la trama. Su carácter es muy estricto, siempre aparece seria y parece que sus contactos no son de amistad, sino siempre de compromiso y por interés comercial. Algo que le dará un toque de soledad frente al imperio que ella ha formado. 

Al igual que pasaba con Beth, su estilo es muy formal, aunque Rachel es más seria y sus prendas tienen una conjunción con más feminidad. Los vestidos midi y las faldas lápiz siempre son ajustados, así como las blusas lisas que suele vestir. También es de ponerse joyas caras y sencillas, que destacarán más en ella gracias a su estilo completo. 

El pelo corto y rubio remarcan sus rasgos gracias a un maquillaje donde los labios, mediante los cuales dicta las órdenes a seguir, son el principal foco de atención. Los blancos inmaculados y los grises claros son las dos tonalidades que más abundarán en su armario. Eso sí, no podemos olvidarnos del calzado, que será siempre con un mínimo de altura: unos tacones que se sustentan en la base del poder y el dominio que ella ejerce. 

Por lo tanto, estas seis personas ficticias encarnadas en una misma mujer en la realidad parecen muy iguales, pero en realidad son totalmente distintas entre sí. Puede que algún motivo o detalle sea el que las hace únicas y que las relaciones, pese a que cada una tenga sus vidas a parte. Ellas representan las distintas caras de la humanidad, ya que cada una de ellas tienen un carácter representativo: familia, lucha, venganza, conocimiento, debilidad o poder. Y no necesariamente por ese orden. Y no serán las únicas en aparecer. 



"But, 
who is the original? 
Who's created us?"





Comentarios

POPULARES