Modern Family

Una familia poco convencional, los líos más embarazosos y un sin fin de desventuras que han hecho de esta serie una de las más seguidas en todo el mundo. Modern Family nace de la alocada idea de sus directores, Christopher Lloyd y Steven Levitan, de traducir todas las historias que se han producido dentro de sus respectivas familias, así como añadir otras escenas un tanto desconcertantes que viven los Pritchett en su día a día.





Con ocho temporadas en su haber, la serie estadounidense presenta en sus capítulos una relación entre personajes que poco tienen que ver unos con otros, más allá de pertenecer a la misma familia. Entre ellos se desarrolla una relación que tiene que ver con los vínculos que poco a poco se van haciendo más fuertes y que, junto con el número de miembros, irá creciendo. 


Gracias al trabajo desempeñado por las encargadas del vestuario de la serie, Marissa Borsetto y Maritza Vallejos, podemos ver sin problemas las personalidades, los trabajos y la vida privada que cada uno de los personajes tienen. Y cada clan tiene sus particularidades que les hacen únicos. Una familia de lo más normal, pero poco ejemplar. 

Empezando por el patriarca de los Pritchett, Jay era un divorciado con dos hijos ya adultos que, en un momento dado, encontró el amor en una mujer mucho más joven que él. Su estilo es algo más clásico, pero de ir por casa. Es decir, usa camisas amplias lisas o con estampados poco vistosos y algo pasados de moda más típicos durante la década de los 90, incluso polos en algunos casos. Los pantalones que más va a lucir serán los vaqueros, más oscuros y amplios para optimizar movimientos. 

Por otro lado, está Gloria, su mujer. Ella es más provocadora, todo lo contrario que su pareja. Las prendas ajustadas, los estampados más atrevidos y los escotes son sus particularidades más latentes. Para los pies siempre tacones, porque no importa que tenga que cargar con un bebé en brazos: ella siempre tiene que ir divina

Manny es el hijo de Gloria, fruto de un antiguo matrimonio. De él destacamos su poco apego a las piezas para su edad. Su alma filosófica, su corazón enamoradizo y su intelecto basado en la lectura y la poesía hacen que su estilo sea tan especial como él. Camisas, pantalones, mocasines y chaquetas son sus requisitos de estilo. 

Claire, la mayor de los dos hermanos Pritchett, es una madre bastante caótica, aunque eso es algo que solo saben de puertas para adentro. Por eso su estilo es el típico de ama de casa: pantalones de algodón ligeros, zapato cómodo y camisas o camisetas coloridas. Todo en ella irá a conjunto, aunque no es un vestuario que llame mucho la atención en sí mismo. Más bien es ella la propia protagonista de su carácter. 

Ella está casada con el excéntrico Phil, una persona un tanto especial. Al ser agente inmobiliario su traje siempre tendrá que estar dispuesto. Aunque no parecen ser de muy buena calidad, ya que no es un forofo de la clase, sino más bien del propio desorden y de sus particularidades. 

Haley, Alex y Luke son los tres hijos de la pareja, muy distintos unos de otros. La primera de ellas es más atrevida, muy social y con ganas de llamar siempre la atención: su estilo, por lo tanto, deriva en un estilo casual pero arreglado, ya que siempre irá bien conjuntada, las suelas de sus botas irán acompañadas de un pequeño tacón ancho y las piezas marcarán su silueta

Alex, la mediana, es más como un ratón de biblioteca. Por eso su vestuario es poco llamativo, con camisetas anchas y vaqueros sencillos, todo lo contrario que su hermana vistoso. Por último, Luke es el típico adolescente que tiene un estilo más deportivo y natural, aunque iremos viendo su evolución con el paso de las temporadas. 

Finalmente, el trío formado por Mitchell, Cameron y su hija adoptada Lily serán la parte de la familia más actualizada a nuestro tiempo. Ellos representan al colectivo gay, un matrimonio que nace con ellos de la excentricidad y con los tópicos. Ambos padres mantienen un estilo parecido entre sí, ya que el traje -estos sí que se detendrán en admirar la calidad de tejidos, colores y confección- son un habitual en sus armario. Puede que Cameron vaya un poco más informal que Mitchell, pero siempre lucirán sus mejores galas






Comentarios