Mérida (Once Upon A Time)

En la quinta temporada de la serie Once Upon A Time (Érase una vez en España) las últimas incorporaciones al mundo de fantasía de Disney aparecía entre la telaraña de cuentos, personajes y líos de la pequeña pantalla. Esta vez era una princesa pelirroja, más bruta que delicada, perteneciente a un reino (no tan lejano) perteneciente a Escocia. 




Para el papel de Mérida (Amy Manson), escogieron a una mujer con aspecto delicado, pero salvaje a la vez, un carácter fuerte y un acento propio de la escocia más profunda. Ambas son dos almas libres que pertenecen a la misma tierra, pero en distintas épocas. En el caso de la protagonista que vamos a analizar, esta proviene del linaje forjado de los reyes Elinor y Fergus, líderes de los clanes Macintosh, Dingwall y MacGuffin. Y a estos es a los que tiene que gobernar su hija. 


Pese a las reticencias de esta sobre su papel monárquico, ella se hará cargo del bienestar de su familia e intentará por todos los medios salvar a sus hermanos. Luchando contra una Emma Swan (Jennifer Morrison) que se ha vuelto más oscura que blanca, hará un par de amigas por el camino (Mulán y Rubí) que ayudarán a entender el por qué de su carácter y, cómo no, de su estilismo. 

Para empezar, hay que destacar el color de sus ropajes, todos de buena calidad cabe recalcar. El azul le aporta cierta serenidad a un carácter fuerte que se acentúa con unos rasgos indomables (como la propia película se titula en España; Brave). Además, ese color es el que la monarquía europea de la Edad Media solía utilizar, para así identificar la sangre azul de la corona. 

El vestido debe ser largo y poco llamativo. Entre otras cosas, porque una futura reina no puede ir luciendo sus encantos más íntimos. Además, las mangas son largas y la abertura del escote a medio acordonar. Pocos detalles más son los que necesita una mujer que está en pleno campo de batalla luchando por la libertad de su pueblo. 

Los materiales que una princesa digna del cargo debe lucir son fuertes y resistentes. Por eso el vestido puede llegar hasta el suelo sin desgastarse, sobre todo si es para una batalla. También el cuero será parte esencial de la vestimenta de Mérida, que utilizará a modo de cinturón y para reforzar las aberturas que aparecen en sus ropajes. 

Las zonas que parecen rotas están puestas de forma estratégica. De esta manera, la princesa puede seguir luciendo un vestido largo y de manga ajustada mientras que hace uso de su arco. Para ello existen ciertas ventajas: las muñecas, los codos, los hombros y el pecho se encuentran cubiertos por una red elástica que se une a través de cintas de cuero a la tela original. Así pues, el tiro con arco puede realizarlo sin impedimentos del vestuario gracias a un serie de pliegues que se adaptan a cada movimiento. 

Finalizando ya con los detalles de su vestuario, Mérida hace uso del cuero marrón y los cuadros escoceses en una tela a modo de kilt sobre la falda de su vestido durante las batallas. Para las manos guantes que se alzan hasta la mitad del antebrazo y para sus preciadas flechas un zurrón hecho a medida y con remaches en la cinta que cruza por el pecho, este estará además cubierto por una coraza también de cuero que protegerá desde los hombros hasta las caderas. Y no nos olvidemos de los detalles que marcan su casa: el emblema sobre una pieza dorada que luce en los cinturones y los ganchos para la capa. 



"Algunos dicen que nuestro destino 
está atado a la tierra; 
que es tan parte de nosotros 
como nosotros de él" 






Vestido largo azul con mangas asimétricas de ASOS 
Hebilla dorada grande con motivo celta de AMAZON
Guantes marrones de piel sintética de H&M
Blusa blanca con cuello barco fruncido de BERSHKA
Vestido largo negro con cuello alter de STRADIVARIUS (a combinar con la blusa)

Comentarios