Lili / Einar (La Chica Danesa)

Rara vez nos encontramos ante un personaje con estas características, ya que su estilo no se identifica con un género concreto y tampoco hay una mezcla de ambos. Más bien, hay un cambio de personalidad que implica una variación drástica de su vestuario. Así vestía el mito de Lili Elbe (Eddie Redmayne), el primer hombre que acabó siendo reconocido como lo que debería haber sido desde el principio: una mujer. 



La cinta, dirigida por el inglés Tom Hooper y en la mente de más de medio planeta desde 2015, invita hacernos una reflexión importante sobre la distinción de género, la libertad de expresión y la apasionante y dura historia real de Einar Wegene (Eddie Redmayne en el papel). El duro viaje, físico y mental, que tuvo que sufrir para poder alcanzar lo que él siempre había defendido, que era el poder mostrar su verdadero yo en plena Dinamarca de los años 20. 


De su yo masculino, pese a ser un artista, no hay mucho que destacar en cuanto a su vestuario que fuera poco habitual en la época. Siempre enfundado en un impecable traje completo en tonos oscuros, sobre todo el negro, él mostraba sus cuadros en exposiciones y trabajaba en camisas blancas. Abotonadas hasta el cuello y con las mangas algo abombadas desde el codo hasta la muñeca, las camisas siempre iban acompañadas por corbatas medias y poco vistosas. Todo muy pulcro en un alma que encerraba tanto dolor dentro. 

En cambio ella, su verdadera esencia, es la que vamos a destacar en este artículo. Este personaje, ayudado en la película por su esposa Gerda (Alicia Vikander), escoge un vestuario mucho más vistoso, donde sedas y terciopelos forman un tándem de lo más exitoso. Para sus vestidos largos escoge colores sofisticados, como el verde oliva que mostramos aquí; mientras que el azul es la tonalidad que escoge para el vestido hasta media pierna que luce en sus primeras escenas. 

Sombreros, fulares, guantes, estolas, bolsos de mano... Todos los complementos de alta calidad serán sus aliados perfectos. Los abrigos de tres cuartos serán gruesos para combatir el frío de Dinamarca, de colores oscuros también y mejor de doble botonadura cruzada. Para los pies, lo mejor que puede escoger es un zapato de estilo Mary Jane con tacón bajo. 


Las medias de colores a conjunto con el look que luce en cada ocasión también es importante. Aunque ya no es tanta la costumbre de ponerse calzas o leotardos llamativos para vestir también las piernas, antes era más habitual. Acompañando el vestuario de Lili, con las características típicas de los años 20, las plumas, acabados en pelo y flecos en algunas ocasiones. Con el tiempo, su estilo y personalidad irá madurando y haciéndose cada vez más sofisticado. 

No solo de ropa se hace un personaje, sino que la actitud también es muy importante. El estilo de años 20 necesita de un carácter femenino muy sensual, dando importancia a la oscuridad de las telas para remarcar una tez pálida donde destacan unos labios rojos y unos enormes ojos muy vivos. Cuando aparecen estampados estos son delicados y poco llamativos, donde unas formas poco ajustadas destacan en algunas ocasiones las curvas poco femeninas de su cuerpo. 

Por último, un último consejo para aplicar el toque final al look de Lili Elbe: la sonrisa. Nunca pierdas las ganas de seguir viviendo tu vida, por muchas trabas que se crucen en tu camino. Porque a nuestra protagonista nada ni nadie le hizo salirse de la senda de su destino. Esa es la verdadera actitud de la protagonista de La Chica Danesa



"A veces siento 
que vas a atravesar el lienzo 
y te vas a esfumar en el pantano, 
como la cometa de tu amigo 
cuando eras niño"







Abrigo de lana bicolor de ZARA
Vestido lencero en verde oliva de STRADIVARIUS
Pantis de lycra en blanco de CALZEDONIA
Zapatos Mary Jane negros con tacón bajo de CLARKS
Sombrero de bombín en negro con pluma de AMAZON

Comentarios

POPULARES