Por si decido intentarlo

Si supieras que tu deseo se va a cumplir, ¿qué pedirías? 




Esa es la primera frase que en la que piensas justo antes de oír cómo suenan las campanadas que anuncian el inicio del nuevo año. Este es un mes en el que recordar las experiencias vividas y preguntarse a sí mismo si, realmente, todo lo pasado vale la pena conservarlo. Solo hay una cosa importante que hacer: una lista de deseos donde se apuntan todas esas cosas que uno piensa que conseguirá a lo largo del próximo año. Deseos e ilusiones que solo se cumplen si uno verdaderamente lo intenta con todas sus fuerzas.

Nunca pienses que, por no conseguirlo, has perdido el tiempo. Porque puedo asegurar que todo lo que hayas invertido en perseguir ese sueño, aunque no se llegue a buen puerto al final, el camino habrá valido la pena. Para bien o para mal. Las buenas experiencias son todas aquellas que uno mismo quiera recordar de manera positiva. Todo tiene su lado bueno. Solo hace falta buscarlo.

Lo bonito de diciembre es que te vuelves a emocionar con el próximo año, aunque solo te separen unas pocas horas de un día que, por aparecer en un calendario, significa el comienzo de algo nuevo. El imaginar qué puede pasar en esos futuros días, solo lo decides tú mismo. Y nadie más puede quitarte esa ilusión.

Lo primero que nos proponemos es confiar en nosotros mismos y conseguir alcanzar unos sueños que nadie tiene la certeza de que pueden cumplirse. Pero la esperanza e ilusión con la que vivimos esos momentos previos deberíamos recordarlos durante el resto del año.


Un último consejo: si lo que de verdad quieres es cumplir todos y cada uno de los deseos, intenta hacer una lista corta. Pero si por el contrario lo que quieres vivir son experiencias inolvidables, no te pongas límites y haz de este próximo año una aventura continua. 

Comentarios

POPULARES