Velvet

Serie inspirada en los últimos años de la década de los 50, donde se aprecia con total claridad los cambios de generación y de estilos que se estaban dando por entonces en España. Con actores de la talla de Miguel Ángel Silvestre (Alberto Márquez) y Paula Echevarría (Ana Ribera) al frente, se suman otras caras conocidas que darán vida a este pequeño mundo creado por Ramón Campos y Gema R. Neira.




En plena transición de los 50 a los 60, las Galerías Velvet abrieron sus puertas una vez más para mostrarle al mundo de la moda todo lo que sus talleres de costura eran capaces de crear. Se hace de ellas una leyenda dentro del haute- couture y del lujo, con diseños arriesgados pero sofisticados a la vez. Todo ello para contentar a un público de damas de alta cuna con el capital suficiente para no escatimar en detalles y galmour adquiridos en las galerías.




Las tendencias las empieza a marcar el estilo de la calle; eso sí, siempre con el ojo puesto en la clase alta. Los zapatos de mujer son cada vez más parecidos a los salones tan de moda hoy en día, se acortan unos pocos centímetros el largo de las faldas, los complementos se multiplican con guantes, perlas, sombreros y tocados… Todo ello para mostrar una estética cada vez más parecida al new look que nació de manos de Dior en Francia.






El contorno de la mujer se ve muy marcado por la estrecha cintura, algunas veces conseguido gracias al uso de cinturones a conjunto con el vestido, y las faldas adquieren bastante vuelo. Los escotes adquieren diferentes formas, insinuando pero sin enseñar demasiado con tirantes gruesos y remarcando la silueta de la clavícula. Crecen los modelos como siluetas evasée, el corte trapecio y el uso de faldas de tubo.


Vestido de cuerpo trapecio


Vestido silueta evasée


La confección se sigue haciendo a medida, por lo que las mujeres con poder adquisitivo pueden hacerse a medidas prendas con telas de gran calidad, brillo, color y mucha sofisticación. Los trajes viajan desde la mente del diseñador hasta que la viste una mujer, pasando por la exposición en la tienda primero y luego tomando las medidas de las afortunadas. Ya no hay un diseño único, sino que se crea un modelo específico, pero no se pierde la exclusividad.





Los colores pastel destacan frente a los tonos rojizos más potentes, combinaciones de blancos y negros, estampados diversos pero sofisticados… Todo ello reflejado en telas tan delicadas como la seda, el satén, el uso de encajes. Crece el número de mujeres que utilizan una lencería más atrevida y la conciencia social, junto con el concepto de moda, cambia considerablemente en esta época.








Por lo que respecta a los hombres, continúa el uso de tirantes, pantalones de pinza, camisas, chalecos, zapatos y las piezas de los trajes a juego. Todo bien complementado. Pero las solapas de las chaquetas y de las camisas se hacen menos exageradas. Además de los tonos clásicos, como el negro, el gris y el marrón, se suman de vez en cuando colores más claros como el blanco en las chaquetas de esmoquin.  














Promo de la primera temporada de Velvet. 

Comentarios

POPULARES