Into the woods: unos cuentos de película

A pesar de haber tardado mucho (exámenes e inicio de nuevas clases), por fin he encontrado el tiempo suficiente para volver a escribir. 


Durante el largo periodo que duran los exámenes, me he concedido algunas libertades entre estudio y lectura, y me dejé caer por el cine en varias ocasiones. En una de esas veces, fui a ver el tan ansiado estreno de Into the Woods, la adaptación que ha realizado Disney de algunos cuentos populares como Jack y las judías mágicas, Rapunzel, Caperucita Roja o Cenicienta; todo ello en un musical que presenta una estética muy bien cuidada (aunque la película en sí me dejó con ganas de algo más y se me hizo pesada, pero eso ya es otro tema). 









Empezamos nuestra historia con la canción introductoria, donde salen todos (o casi todos) los personajes de la trama. Para ir más o menos en un orden lógico de aparición, comenzaremos por presentar al panadero (James Corden) y a su mujer (Emily Blunt), que cuentan con un peculiar problema, y es que hace mucho tiempo atrás, la bruja (Meryl Streep) lanzó un hechizo que les impedía tener hijos. A partir de ahí comienzan a entrelazarse de una manera verosímil (todo lo lógico que pueden ser los cuentos de fantasía) en esta película. 


En la historia podemos ver a estos dos personajes (después hablaremos de la bruja) con varios modelos. En el primero, las telas utilizadas son más toscas y pesadas, dando la sensación de 'saco de patatas'. Los tejidos son pobres y muy gruesos, aunque también resistentes como la pana (en los pantalones de él). Las camisas con manga abultada serán una prenda muy recurrente, dando forma también a los vestidos de 'princesa' que aparecen en la película. 



En esta primera impresión, los tonos con los que visten los primeros minutos son más terrosos y hay detalles o prendas con azules y verdes apagados, mezcla de estampados con rayas (pantalón, delantal o las mangas de las camisas de ella), destacando el chaleco de él y el corte de la falda de ella (más corto en los vestidos diarios de trabajo). 





Por otro lado, el vestuario con el que más aparecerán en pantalla es con diseños algo más llamativos, aunque siguen siendo prendas y tejidos básicos (siguen siendo panaderos), pero la combinación de colores, como el rojo, verde y marrón más fuertes, hará que resalten aun más que los anteriores, a pesar de pertenecer a la misma gama. 


El mejor material con el que aparecerán estos personajes, es con una gabardina de piel marrón y con detalles en terciopelo en el vestido rojo de ella. Más que un vestido, el conjunto de la protagonista se divide en dos partes: un corpiño de manga larga y acampanada con cintas que sobresalen de estas, y una falda larga tejida con el mismo material y estampado. 





Volvamos a la bruja y a su peculiar aspecto. 


Lo más característico de este personaje es que tiene dos vestuarios clave. El primero muestra una cara más malvada y demacrada de una mujer vieja y decrépita, que incluso puede recordarnos a la bruja de Blancanieves en el momento de darle la manzana envenenada. 



Pelo desaliñado y aspecto descuidado, combinan a la perfección con un vestido negro vaporoso, realizado con tul y sedas muy trasparentes; aunque de delicado no tiene mucho, sí que se aprecia cierto aire de sofisticación (aunque fuera en el pasado) en la capa y el cuello cubierto. 




Por otro lado, la bruja que parece malvada pero muestra signos de humanidad y debilidad, da paso a otro tipo de bruja que aparenta ser más amable, pero que las apariencias engañan. 


El negro pasa a ser azul verdoso, con más volúmenes, una pequeña capa casi invisible y el vestido con escote en V, mostrando la parte más sexy de la antigua (y verdadera) bruja. 



Las telas siguen siendo sedas y la composición del vestido deja de ser simple a convertirse en un diseño más complicado y personal, con volúmenes imposibles en las mangas que después se repetirán en la zona de las caderas. 





En el personaje de la bruja se concentran todas las que aparecen en los cuentos (Blancanieves, Bella Durmiente, Rapunzel...). Esa última, será otra de las protagonistas de la trama e irá muy ligado al de la bruja. 


Al estar durante años encerrada en una torre, el pelo le crecerá hasta llegar a unas longitudes inpensables (que alguien me diga por favor como lo consigue y encima sin necesidad de un peluquero) y que irá anundando en torno a una cinta rosa que se repetirá en el corpiño del traje. 



El rosa será el color característico de Rapunzel (Mackenzie Mauzy), y junto al blanco, conseguirá una estética típica de 'vestido de princesa' con corpiño muy ajustado (gracias a esa cinta rosa que hará esa función) y manga abultada por la zona del hombro. La falda consistirá en una pieza de seda rosa con una sobrefalda de tul en blanco, que cubrirá totalmente la anterior. 







Otro tipo de relación con la que Rapunzel contará, es la aparición de su príncipe, conocido en esta película como El otro príncipe (Billy Magnussen). 


Se caracterizará principalmente por vestir de negro (a excepción de la camisa base) y además por ser prendas de cuero con tachuelas plateadas por la chaqueta y una gran hebilla en el cinturón. El resto destaca por sí solo. 






Por otro lado, aparece Cenicienta (Ana Kendrick), que al igual que sus compañeros, ella no será menos y sus vestidos tendrán dos facetas totalmente diferentes: el primer modelo será el de criada (sucio y desgastado) y el segundo será más espectacular (¿Cómo si no iba a entrar en un baile 'real'?). 


Empezando por el principio, el primero se dividirá en dos partes, teniendo una camisa con escote cuadrado y media manga con vuelo y una tela bastante grueso y pesada. Para añadir algo más llamativo, encima de esta lucirá un corsé en dos tonos de marrón (con aspecto) de piel muy sencillo, que le dará un toque más atractivo al 'look'. 



La falda recuerda a la del uniforme de escuela típico: gris y con plisados que nacen en la cintura y se van alisando según llegamos al borde inferior. Aunque tampoco le faltarán las calzas altas hasta la rodilla de color azul, que también se parecen a las medias/leotardo que requieren esos mismos uniformes. 





Por el contrario, veremos a una Cenicienta más espléndida y glamurosa con un vestido vaporoso en color oro. Destacamos del corpiño el cuello barco de la tela inferior en combinación con el escote cuadrado y tirantes de la superior, que es el tejido y estampado principal de todo el vestido. 


La forma de este corpiño es de estilo princesa: parte superior ajustada y en forma de triángulo invertido, para irse haciendo cada vez más pequeño hasta llegar a la cintura, y una falda muy vaporosa y con multiplicidad de capas, dándole más vuelo y movimiento al conjunto. 





La creación de los vestidos de la madrasta (Christine Baranski) y las hermanastras de Cenicienta (Tammy Blanchard y Lucy Punch) tienen una mayor complejidad, ya que se mezclan largos y cortos, transparencias, volúmenes, encajes, cintas, plisados... Todo ello en las diferentes partes de los conjuntos: corsés, corpiños, faldas, medias (que no aparecen en la imagen) y el cuello alto típico de las capas (al mismísimo estilo del Conde Drácula). 


A pesar de vestir con colores oscuros como el negro o los tonos mostaza, estas tres mujeres saben como dar luz a sus 'looks' y obtener gran protagonismo. Además del vestuario, destacarán por sus peinados de rizos imposibles y lazos por todas partes. 



Para mi uno de los mejores vestuarios de la película por su eclecticismo de formas y encajes, además de por el efecto visual que crean los conjuntos. 






El príncipe de Cenicienta (Chris Pine) presenta una estética más sencilla y muy típica de 'príncipe encantador' de cuento de hadas: botas altas, pantalón ceñido y con cintura alta, camisas sencillas abiertas y sueltas, y chaquetas azules con detalles en dorado. La forma de esta chaqueta es muy sencilla: abotonadura dorada con forma recta pero para llevar abierta, y mangas anchas por los hombros con una abertura en la parte exterior del brazo, dando más sensación de volumen. 








Nos pasamos a los niños donde encontramos los cuentos de 'Caperucita Roja' y 'Jack y las judías mágicas'. 



Jack (Daniel Huttlestone) es un niño travieso y algo despistado que vive en una granja con su madre, y que sobreviven gracias a los alimentos que su tierra y sus animales les aportan, de ahí que ambos tengas una indumentaria tan pobre y sencilla. 



Centrándonos más en el personaje principal, que es Jack, las rayas serán el estampado que más le caracterice, además de la boina. Los pantalones serán de pana con tonos verdosos incluyendo algunos más oscuros aleatoriamente, simulando un estampado de rayas desiguales. El jerséi no tiene mayor misterios que constar de un estampado de rayas dos colores (uno azul y otro negro), con la característica de tener las líneas de diferentes tamaños; y tratarse de un tejido tan simple como la lana. 






Por otro lado, está la alegre y simpática Caperucita Roja (Lilla Crawford) (aunque no tan alegre y no tan buena como en el cuento) vistiendo la peculiar capa por la cual es un personaje tan reconocido por todos. 

La capa también hará una función de vestido en algunas escenas, aunque el verdadero vestido que lleva bajo esta sea azul y solo se le vea por las mangas abultadas en los hombros y el bajo de la falda. Sin llegar a ser largo, las calzas azules y los zapatos rojos con cintas (anudadas al estilo 'sandalias romanas') también formarán parte del vestuario, destacando por le contraste de color que hay entre sí. 





Ya para finalizar, el último personaje digno de mencionar es el de El lobo (Johnny Depp) que destaca (además de por los escasos cinco minutos con el que nos deleita) por lucir otro de los mejores vestuarios que aparecen en esta película. 



La complejidad la encontramos junto a la sencillez. El personaje viste un traje: pantalón de pinza y talle alto, chaqueta de traje, camisa básica, corbata y sombrero de fieltro con ala ancha y cinta de color. Aunque por otra parte, esa sencillez se rompe al encontrarnos frente a unos estampados que simulan el pelaje de un lobo (como aparece en la corbata y en la cinta del sombrero) y el propio pelo con el que está hecha la chaqueta y el pantalón. 



Todo el conjunto tendrá un tono grisáceo, incluyendo también las zarpas, las orejas y la cola; a excepción de un pañuelo rojo que llevará en su chaqueta. 








Un vestuario imprescindible y admirable de ver, tanto por la adaptación de este a partir de los cuentos, como por la complejidad de realización que llevan algunos de estos modelos. 





Comentarios

POPULARES