Witches of East End: Killian

Acabada ya la parte femenina de esta (maravillosa) serie, nos queda dar un rápido repaso a los chicos que integran la familia Gardiner (los hermanos Killian y Dash) y del linaje Beauchamp. 

Es muy difícil (por no decir improbable e imposible) olvidarse de este hombre, y es que Killian (Daniel Di Tomasso) no es solo el amor platónico de Freya, sino de todas. Porque si no te gusta, te encanta; y sino, debería encantarte. 





Su papel de chico malo y romántico a la vez es muy típico en todas las novelas, películas, series... Pero si no está, lo echamos de menos. No podemos vivir sin nuestro guaperas. Y para ello, nuestras brujas cuentan con su (nuestro) Killian particular, que siempre nos sorprende con sus apariciones en escena y su vestuario desenfadado (pero bien cuidado) y acompañado de esa actitud de pasota que muestra en algunas ocasiones (puede que sea eso lo que más nos gusta y nos pone de los nervios a la vez). 




Su estilo se simplifica en vaqueros oscuros, camisetas básicas y bien ajustadas de manga corta (para resaltar aun más su cuerpo), y la conocida cazadora de cuero negra. Tampoco faltarán sus botines negros  en el vestuario, parecido al más puro estilo motero (aunque salvando las diferencias, claro está). Se puede ver que lo suyo es estilo, a pesar de ser uno de los personajes (por no decir el que más) que aparece más veces algo ligero de ropa, en algunas ocasiones (pero no siempre...). 






Aun así, en el principio de la segunda temporada, le podremos ver con más camisas (que continuarán siendo bastante ajustadas) que camisetas, y con pantalones más sueltos y finos en oposición sus comodísimos vaqueros (vamos, que pega un cambio radical de repente). Los tonos que empleará durante los primeros capítulos de esta temporada serán más claros, como el blanco o el beige. Parece más un estilo tropical (y si queréis saber por qué tendréis que verla). 



Además, no os penséis que solo le queda bien este estilo de chico malo (que no se puede negar), sino que el de escritor de éxito del siglo XIX tampoco se le da nada mal. Aunque también es verdad que una cosa no quita a la otra, y que él siempre mantendrá esa parte de gamberro. Pero lo que sí es cierto, es que este chico con cualquier cosa... triunfa. 






No muy recomendable mirar el vídeo sin haber acabado la primera temporada


Síguelo en

Comentarios