Witches of East End: Freya

Al contrario que su hermana Ingrid, el personaje de Freya (Jenna Dewan-Tatum) representa la parte más sensual, apasionada e impulsiva. Su mayor logro a conseguir es el amor incondicional que siente por Killian, pero no solo en esta vida, sino en todas las anteriores. Como pasa con el resto de reparto, su carácter y su forma de ser van muy de la mano junto a su vestuario. 




A primera vista resaltan los colores más cálidos, como representación de esa pasión que le pone a todo aquello que hace; y las líneas que suele llevar, que son prendas más entalladas y con bastante escote (la mayoría de veces).



El negro también suele ser uno de sus colores fetiche, ya que la elegancia no la pierde, por mucho que enseñe sus curvas al mundo.



Como también pasa con Ingrid, su viaje al pasado no nos dejará indiferentes con sus modelos y la línea clásica típica de las mujeres americanas del siglo XIX, con vestidos de cabaret similares a los del “lejano oeste”.




Para acabar por el principio, su llegada a nuestro mundo no dejó indiferente a nadie, ya que consigue hacer de una simple tela ligera convertida en vestido con una capa, un modelo digno de admirar, como si ella misma fuera una diosa de la antigua Grecia. 










Síguela en 

Comentarios