Los juegos del hambre: Sinsajo (Parte 1)

Tras la esperadísima primera parte de latrilogía que nos ha tenido tan enganchados a todos (o a la gran mayoría) desde el principio, al salir del cine nos quedamos todos algo impactados y con la boca, literalmente, abierta.

Como ya se anunció a principios de este año, la diseñadora Trish Summerville, encargada del vestuario de Los juegos del hambre: En llamas, era sustituida por los premiados diseñadores Bart Muelles y Kurt Swanson. Aunque la noticia de la sustitución nos dejó expectantes, sobre todo después de ver el vestuario tan maravilloso y original que nos había presentado Summerville en las anteriores entregas, la espera ha valido la pena, ya que el nuevo vestuario, teniendo en cuenta que en el libro se presenta un vestuario más apagado y “aburrido”, han sabido compaginar la idea de la creadora de ese mundo (Suzanne Collins) con el atractivo visual que ofrece la película gracias a sus diseños.

Esta nueva entrega tiene como principal objetivo el emocionar (o así lo he visto y vivido yo en primera persona). Para ello, y siguiendo bastante al pie de la letra a la autora del libro, en cuanto a vestuario se refiere, el tono predominante es el gris, de eso no hay duda, ya que se encuentran el distrito 13 (un lugar desolado y destruido por el Capitolio y al que ningún otro distrito daba por vivo). Como toda la tercera parte gira en torno a una revolución, los personajes aparecerán la mayoría del tiempo con el uniforme gris característico de ese distrito.






Un detalle importante que me gustaría destacar, es el parecido que he encontrado entre la hermana de Katniss (Prim) y la protagonista de la saga divergente (Tris Prior). No me refiero al parecido en cuanto a los rasgos físicos, sino al tipo de vestido y el color gris claro que llevan, característico de las enfermeras en el distrito 13 en este saga y propio de la facción de abnegación en Divergente. 


Foto de la película Divergente

Katniss no se quedará atrás en cuanto al vestuario, ya que no siempre lucirá el triste y apagado uniforme de la revolución, sino que a ella se le vestirá como a un Sinsajo, propiamente dicho. El nuevo uniforme será más ajustado y de un negro azabache, con detalles que recordarán al plumaje de los pájaros, pero sin llegar a ser demasiado apretado, ya que el arco sigue dominándolo como nadie y la movilidad (en la película) es perfecta.






Por el lado contrario, mientras que en el Distrito 13 el vestuario y la decoración serán austeros y muy apagados, el Capitolio se mostrará muy claro con sus colores característicos, aunque el blanco nuclear predominará entre los grandes mandos (el presidente Snow y Peeta). Los trajes que aparecen en ese bando (sobre todo prima el vestuario masculino en cuanto a aparición), serán más serios y siguiendo la línea del Capitolio: colores llamativos o más brillantes, y cortes más asimétricos. 





Por último, y no menos importante, sino más bien todo lo contrario, nuestra Effie Trinket (a la que muchos pensamos que deberían dedicarle una saga entera a ella sola y a sus modelos). En esta parte aparecerá de una manera irreconocible, pero siempre con un toque de color y tampoco sin sus joyas. Las extravagantes pelucas no formarán parte de su típico vestuario esta vez, sino que más bien intentará adaptar la “antigua moda” de colocarse un pañuelo en la cabeza, sin restar nada de glamur y personalidad a su personaje.





En detalles como esos, descubrimos que una Effie no se crea solo con vestidos estrafalarios y algo recargados, ni con pelucas coloridas, ni maquillajes imposibles, ni joyas espectaculares y raras a la vez… Ser Effie también es la actitud, y de actitud para sobreponerse a los cambios radicales, ella sabe un rato. 


"Si nosotros ardemos, tú arderás con nosotros"








Comentarios